Nuestros años pasan de la misma manera, de Dana Madera

Queremos advertir en primer lugar, que es una trampa la quietud que unx puede llegar a interpretar en el título.

Cada cuento como un camino que sólo puede caminarse de unx a la vez, sólo el recuerdo y la conciencia de una de las personas que lo vivió. La reconstrucción de las historias, las voces, la pampa; el territorio geográfico que nos devuelve la dimensión de las cosas.

Cada situación es un recorte de la vida, fragmentos de ella, donde no hay sobre explicación, no tenemos por qué saber todo sobre los personajes. Sin embargo, vamos entendiendo que hay vínculos que solo pueden transitarse, ya no hay casi nada habitable en ellos, el modo de estar es en movimiento. Atravesamos el pueblo, avanzamos en él, casi nunca retrocedemos. Este movimiento y territorio también se va imponiendo sobre las protagonistas —hermanas, amigas, madres y novias—, y en relación a nosotrxs que nos enlazamos con la idea de atravesar y asomarnos en ese fluir constante, y en esa exploración del mundo.

En ese sentido lo que se queda quieto muere, o se incendia, deja de ser, o se interrumpe de manera infranqueable si es necesario. Ningún paisaje va a ser igual después de eso (y quien lee tampoco)

Recomendación por: Adrii

Nuestros años pasan de la misma manera, de Dana Madera; editorial Rosa Iceberg; 2021; 112 páginas.

Podés adquirirlo acá, tenemos envios a todo el país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s